• Francisca Fernández

Una gran victoria jurídica frente a la violencia obstétrica

Actualizado: 9 de oct de 2020

La semana del 8 de marzo de 2020 pasará a la historia por muchas razones. Una de ellas es la importante victoria de S.F.M. frente al Estado español en la O.N.U. por razón de la violencia sufrida en su parto y el desamparo legal al que se vio sometida por parte de la Administración Sanitaria primero y del sistema judicial después cuando se atrevió a denunciarlo.


Quiero agradecer a todas las compañeras que me han acompañado en este camino de una forma u otra, pero especialmente al grupo de abogadas expertas en Derecho Internacional con las que dimos el último paso. Gracias a Teresa Fernández Paredes, Paloma Torres López, Lucía Maravillas Martínez Losas, Marina Morla González e Isoke Tatiana Khemet. Sin vosotras, esto no hubiera sido posible.


Una gran victoria jurídica contra la violencia obstétrica

El reconocimiento de la violencia sufrida en su proceso de parto supone una victoria jurídica que sienta precedente y que obliga al Estado a enfrentar esta realidad sin poder mirar para otro lado, pues la propia resolución insta a España a tomar medidas para erradicar la violencia obstétrica y, los dictámenes de la ONU, según indica el Tribunal Supremo en su Sentencia núm. 1263/2018, son vinculantes.


Quiero poner de relieve que ha sido un proceso de 11 años de trabajo durante los cuales los tribunales españoles no estuvieron a la altura. Finalmente se ha impuesto la verdad aunque haya habido que llegar tan lejos para reivindicarla.


En estos momentos, en los que la violencia obstétrica ha pasado, por fin, a ocupar la agenda de las organizaciones internacionales en materia de derechos humanos, me gustaría invitar a la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (S.E.G.O.) a reflexionar sobre su negativa a abordar esta realidad que sufrimos las mujeres y nuestros hijos, y que atraviesa el ejercicio de su profesión como ginecólogos y obstetras. Enfrentar la realidad significa reconocimiento y actuación, algo que, en tiempos de responsabilidad colectiva, es el mínimo que debemos esperar del conjunto de profesionales.


Dedico esta victoria jurídica y política a todas las activistas, matronas y peritos que nos han acompañado en cada proceso, y especialmente, a las mujeres que, tras sufrirlo en sus propias carnes, han decidido llamar a las puertas de la Justicia.

264 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Si quieres que te mantengamos informada, suscríbete a nuestro blog

¡Gracias por suscribirte! A partir de ahora te mantendremos al tanto de las novedades que publiquemos en nuestro blog.